Los libertinos barrocos: contrahistoria de la filosofía III de Michel Onfray (Editorial Anagrama)

Si la historia no fuera siempre una teodicea cristiana disfrazada, si se hubiera escrito con más justicia y más fervor de simpatía estaría muy lejos de poder prestar hoy el servicio para el que se emplea, a saber, como opio contra toda tendencia revolucionaria e innovadora.

Friedrich Nietzsche

La historia la escriben los vencedores. En el medio quedan cosas tangibles como civilizaciones o intangibles como pensamientos. De una manera u otra, a nosotros llega una herencia selectiva, somos la representación de una tradición preprogramada compuesta por fragmentos parciales e inconclusos. La filosofía no logra escapar de esta condena. Muchos son los pensadores que han quedado al margen, varados al borde de la gloria pública y la veneración de siglos posteriores. La historia de la filosofía “oficial” prevalece sobre la que no tuvo la fortuna de ser elegida, ya por el celo eclesiástico, ya por la aleatoriedad del transcurso histórico.

Esta oscuridad en la historia estimula a los arqueólogos de ideas, quienes buscan reivindicar la influencia de autores desconocidos, dar justicia a ideas anónimas  y a teorías acéfalas. Al llamar a su libro una contrahistoria Onfray no busca situarse fuera de ella sino complementarla, ofrecer una visión objetiva de la evolución del pensamiento sin menguar los méritos de aquellos que lo merecen.

Pero ¿quiénes son los libertinos barrocos? Su contexto es el Grand Siècle francés,  el nacimiento del racionalismo occidental, la consagración del discurso del método, la estabilización de una Francia que por fin se despoja de los conflictos religiosos. Sus influencias las de los antiguos –preponderantemente Epicuro- y sobre todo la de Michel de Montaigne. Cronológicamente puede ser una obviedad, pero los libertinos comparten además de su tiempo una afinidad con el filósofo de la torre, que resultará en una revolución de las acepciones éticas, metafísicas y metodológicas de la época.

Habrá que entender el uso del término libertino. El libertino del siglo xviii -dionisiaco por excelencia- no se asocia con el del siglo xvii. El libertino originario es aquel personaje que ama la vida por la vida misma, que conoce los placeres y los modera, nuestros personajes se embriagan a veces de vino y otras de ideas, cuestionan el orden preestablecido, engañan al clero y sobre todo poseen un espíritu libre. El libertino barroco nace del hartazgo de Apolo, de la enseñanza jesuita y el asfixiante yugo escolástico. Todos ellos transgreden y al transgredir dan vida a un movimiento filosófico original.

¿Cuáles son las bases generales de este movimiento? El escepticismo y la duda. Los libertinos redescubren a Epicuro y a Pirrón. La moral deja de ser trascendental, la ética se vuelve utilitarista. Fideístas o tímidos ateos, todos ellos se envuelven bajo una sabiduría existencial, no la erudición de la doctrina sino la búsqueda de la felicidad en el ahora, en el aquí. A los libertinos les estorba el púlpito, la religión limita su conciencia crítica, aun así saben disimular y sobre todo saben cuando detener su avance para no terminar bajo las llamas de Giordano Bruno.

El libro de Onfray nos lleva de la mano, dividido en capítulos cada uno de ellos dedicado a un filósofo distinto. Cinco franceses: Barron, Mothe Le Vayer, Saint Evremond, Gassendi, Cyrano de Bergerac y un último híbrido: Baruch Spinoza.

La importancia de esta obra no es menor. Michel Onfray logra rescatar en este libro, reflexiones perdidas en el mar de la historia. La relevancia de los libertinos reside en que sin ser reconocidos son la genealogía del pensamiento crítico de Occidente. Descartes no se entendería sin Gassendi, Spinoza influenciaría en Nietzsche, Hobbes dialogó en Londres con Saint-Evremond, Voltaire leyó de la sabiduría de Charron. La visión de estos marginales lograría su cometido. Quizás sus nombres no se perpetuaron, pero sus ideas se convertirían en sólidos pilares de la historia de la filosofía occidental.

Arturo Oropeza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: